¿Dónde reside el poder?


“(…) El poder reside donde los hombres creen que reside. Ni más ni menos. (…) Es una farsa, una sombra en la pared. Pero las sombras pueden matar. Y a veces, un hombre muy pequeño puede proyectar una sombra muy grande.”

Lord La Araña Varys, en Choque de Reyes.

Anuncios

Un gramo a tiempo te pone contento


“La felicidad real siempre aparece escuálida por comparación con las compensaciones que ofrece la desdicha. Y naturalmente la estabilidad no es, ni con mucho, tan espectacular como la inestabilidad. Estar satisfecho de todo no posee el encanto que supone mantener una lucha justa contra la infelicidad, ni el pintorequismo del combate contra la tentación o contra una pasión fatal o una duda. La felicidad nunca tiene grandeza.”

Bernard Marx, protagonista de Un mundo feliz (Aldous Huxley).

Nota: si no has leído esta novela de ciencia ficción distópica de 1932, hazlo en cuanto puedas. Adelantó a su tiempo muchos avances científicos y tecnológicos (y aún otros que todavía estamos intentando hacer realidad) además de tratar profundas cuestiones morales y éticas sobre la sociedad y emoción humana.

En cuanto al título, solamente comentar que no hago apología del consumo de farlopa. No, todavía no. Nada de eso, ni siquiera para salir en Callejeros. En realidad se trata de uno de los eslóganes (?) que se aserta sistemáticamente a la población del Mundo Feliz a lo largo de la novela.

Y es que Un mundo feliz gira en torno al concepto de una sociedad futurista basada en la eliminación de gran parte de la emoción humana para erradicar cualquier tipo de sufrimiento y lograr la felicidad.

Como complemento perfecto a tal manipulación los dirigentes extienden el uso de una droga llamada soma que proporciona un estado temporal de bienestar y felicidad.

Y de ahí viene el título… ¿Es realmente la ignorancia fuente de la felicidad?.

BONUS TRACK: algunas pruebas de que me apasiona el tema de la felicidad es esta otra entrada en la que cito a Eduardo Punset hablando del tema o esta otra en la que expongo el Décalogo para vivir mejor de Gary Marcus, del cual se inspiró el simpático Punset.

¿Justifica el fin a los medios?


“El hombre extraordinario tiene derecho, no oficialmente, sino por sí mismo a autorizar a su conciencia a franquear ciertos obstáculos, en el caso de exigirlo así la realidad de su idea, que en ocasiones puede ser útil a todo el género humano.

A mi manera de ver, si los inventos de Kepler y Newton, a consecuencia de determinadas circunstancias, no hubieran podido darse a conocer más que por el sacrificio de una, de diez, de cientos, o de un número mayor de vidas que hubiesen constituido un obstáculo para tales descubrimientos.

Newton habría tenido derecho, más aún, habría tenido la obligación de suprimir esos diez o esos cien hombres para que su descubrimiento llegaran al conocimiento del mundo.”

Rodion R. Raskolnikov, protagonista de Crimen y Castigo,
novela de Fiódor Dostoievski.

Fernando Sánchez Dragó habla de la crisis


Que Fernando Sánchez Dragó es un tipo peculiar, que nunca deja indiferente a nadie y que incluso muchas veces cae mal no es nada nuevo… (Sobre todo en los últimos años por congeniar más con la derecha española que con la izquierda). Pero nadie puede negar que este escritor, ensayista y crítico literario es un auténtico sabio. Sabiduría de las de antes, vamos.

Como el genio sabio arquetípico Dragó disfruta cayendo en locuras, pedanterías, vanidades y extravagancias que le hacen alejarse del pueblo llano y la sociedad terrenal.

Para muestra algunos ejemplos: en su juventud fue miembro del Partido Comunista de España, fue preso del gobierno franquista durante casi año y medio y estuvo exiliado otros siete. Más tarde pasó a considerarse anarquista individualista marcado por un gran amor al hinduísmo, al taoísmo y a la cultura asiática, especialmente la japonesa.

Pues bien, aquí os dejo su opinión acerca de la crisis… Aunque más que opiniónyo prefiero llamarla “verdad como un templo“:

Si os llama la atención este profundo personaje y queréis conocer un poco más acerca de su dispersa vida y experiencias no perdáis la ocasión de ver esta magnífica entrevista.

Murió J. D. Salinger…


…Aunque era algo que entraba en las previsiones de este genio chiflado.

“La vida es una partida y hay que vivirla de acuerdo con las reglas del juego.”

“No sé por qué hay que dejar de querer a una persona sólo porque se ha muerto. Sobre todo si era cien veces mejor que los que siguen viviendo.”

J. D. Salinger en El Guardián entre el Centeno