El frágil futuro de Europa


“Pero, ¿quién le dice a los jóvenes lo que pueden hacer por Europa, lo que queda por hacer todavía…? El cansancio sólo se corrige con ideales, con un proyecto ideal que movilice ideas y con la participación de la juventud. Mientras no haya interés juvenil por Europa y por la política, mientras todo eso sea cosa de viejos, no habrá Europa.”

Jorge Semprún, escritor, intelectual y político.

Nota: Semprún falleció el pasado 7 de Junio. Descendiente de grandes políticos e intelectuales españoles, formó parte de la oposición al franquismo desde el exilio y prisionero de la Alemania nazi en el campo de concentración de Buchenwald durante la Segunda Guerra Mundial.

Más tarde pasó a ser uno de los dirigentes del Partido Comunista Español, aunque con el paso del tiempo sus convicciones políticas se suavizaron y tendieron a centrarse. Fue también ministro de cultura durante el gobierno de Felipe González y se consideró siempre un europeísta convencido.

La cita es un fragmento del reportaje que realizó RTVE con motivo de su libro Una tumba en el hueco de las nubes, donde revisa su idea de Europa y el futuro que le depara a esta. Podéis verlo aquí, es altamente recomendable. 🙂

Anuncios

Un iPhone de 1995


Hace unos días comentaba orgulloso en Twitter que había tenido la suerte de comprar en GAME un ejemplar de The Dig por la simpática y maravillosa cifra de dos euros.

Contento por el hallazago noventero oculto en lo más profundo de los saldos, me acerqué al mostrador donde el típico frikivendedor esperaba con ansiedad algo que llevarse a la caja registradora. Sin mediar palabra le entregué el juego, esperando con curiosidad su reacción:

– Anda, ¿y esto… qué es? –dijo mientras miraba las fotos del reverso-.

– Es… Una aventura gráfica de los noventa, de LucasArts y con historia de Spielberg –intentando hacerle ver que la cosa merecía la pena-.

– Ah, qué bien -torciendo la boca con la incredulidad del que piensa “hay gente para todo”-. ¡Dos euros, quién dijo que los videojuegos eran caros!.

– Je, je, pues sí… ಠ_ಠ

Hay que joderse.

Por si nunca habías oído hablar sobre el juego, The Dig es una de las últimas aventuras gráficas de la edad de oro del género; aquella que sacó el máximo partido a esos feos ordenadores del primer lustro de los noventa. Sus rasgos más destacables son sus gráficos dibujados a mano, su música y ambientación y, sobre todo, la historia de ciencia-ficción ideada por Steven Spielberg y desarrollada por Orson Scott Card.

El protagonista sostiene algo familiar entre las manos...

Dicho todo esto iré al tema central de la entrada. Resulta que ayer me dispuse a probarlo y en la introducción algo me puso los ojos como platos: el protagonista saca un aparato para comunicarse con el transbordador que tiene una pinta muy familiar…

La pantalla inicial del flamante PenUltimate, juguetito del futuro.

La agenda, llena de colegas de parranda y tías facilonas

Videollamada en curso... Eso sí, en un blanco y negro muy futurista.

Táctil, videollamada, poco grosor, diseño minimalista, bordes redondeados… Leches en vinagre, what the fuck ¡es un iPhone 4G!:

Vale que la predicción sea sólo con doce años de diferencia pero no deja de ser una gran sorpresa teniendo en cuenta el avance y evolución que las comunicaciones han sufrido en esta última década. (Y sólo hablo del apartado tecnológico… El estético está clavado.)

Quizás sea casualidad, quizás era algo muy predecible o quién sabe si es que los jefes de producto de Apple jugaban en su época a The Dig y además tienen por máxima que el futuro ideado en el pasado es, en realidad, el ahora.

Nota: he encontrado en YouTube la intro del juego en español… Así podéis verla 😉

Vodpod videos no longer available.

(La verdad es que algunos doblajes podían haber sido mejores, pero bueno, algo es algo).

La paradoja del clon temporal


Porque explicarlo con palabras es un lío haré bueno el refrán de “una imagen vale más que mil palabras“:

No sé si os habréis fijado pero el título de la entrada tiene doble sentido en el término temporal. El clon de nuestro pobre amigo protagonista es temporal porque viaja en el tiempo y también porque aparece como tal durante un periodo de tiempo limitado 😀

Durante ese espacio concreto de tiempo el protagonista consigue la ayuda de su propio yo del futuro y, tras esto, de nuevo su yo del pasado le arrebata el clon que había conseguido del futuro. En otras palabras y hablando en plata, el clon está en un permanente bucle temporal.

Básicamente el instante en el que permanecen los dos juntos es el tiempo que tarda en convertirse el presente (cuando es el “ladrón”) en futuro (cuando se convierte en víctima del “robo” de su clon).

Podéis echar un vistazo a otras famosas paradojas espacio-temporales en la Wikipedia, todas ellas muy freak e interesantísimas. Ojo con las de las películas porque hay unos SPOILERS enormes y es pecado no haberlas visto antes de leerlo.