El frágil futuro de Europa


“Pero, ¿quién le dice a los jóvenes lo que pueden hacer por Europa, lo que queda por hacer todavía…? El cansancio sólo se corrige con ideales, con un proyecto ideal que movilice ideas y con la participación de la juventud. Mientras no haya interés juvenil por Europa y por la política, mientras todo eso sea cosa de viejos, no habrá Europa.”

Jorge Semprún, escritor, intelectual y político.

Nota: Semprún falleció el pasado 7 de Junio. Descendiente de grandes políticos e intelectuales españoles, formó parte de la oposición al franquismo desde el exilio y prisionero de la Alemania nazi en el campo de concentración de Buchenwald durante la Segunda Guerra Mundial.

Más tarde pasó a ser uno de los dirigentes del Partido Comunista Español, aunque con el paso del tiempo sus convicciones políticas se suavizaron y tendieron a centrarse. Fue también ministro de cultura durante el gobierno de Felipe González y se consideró siempre un europeísta convencido.

La cita es un fragmento del reportaje que realizó RTVE con motivo de su libro Una tumba en el hueco de las nubes, donde revisa su idea de Europa y el futuro que le depara a esta. Podéis verlo aquí, es altamente recomendable. 🙂

Anuncios

¿Dónde reside el poder?


“(…) El poder reside donde los hombres creen que reside. Ni más ni menos. (…) Es una farsa, una sombra en la pared. Pero las sombras pueden matar. Y a veces, un hombre muy pequeño puede proyectar una sombra muy grande.”

Lord La Araña Varys, en Choque de Reyes.

Sobre el artículo retirado de Salvador Sostres


El columnista y tertuliano Salvador Sostres la ha vuelto a liar. Es una de esas personas que prefiere ser el centro de las críticas a pasar inadvertido. Es como lo que dice en el perfil de su Twitter otro maestro de la escuela, Risto Mejide: “Si cuando hablas nadie se molesta, eso es que no has dicho absolutamente nada“.

Salvador Sostres

Bien. Guste o no, es una filosofía como otra cualquiera. El problema viene cuando parece que eres periodista, escribes a menudo artículos de opinión en uno de los diarios más importantes de España y participas como tertuliano en programas de media parrilla televisiva. Y es que Sostres lleva unos cuantos años caminando por la fina línea de la provocación en temas tan banales como la pederastia, la violencia de sexo, el bilingüismo catalán y política española en general. Bagatelas con las que se ha ido labrando fama, vaya.

Ayer escribió sobre el llamado asesino de la webcam y reflexionaba sobre la idea de que en cierta manera la reacción del asesino fue algo natural y comprensible al ver cómo se desmoronaba su vida. En resumidas cuentas, que la violencia es inherente al hombre y siempre hay un límite tras el cual todos acabamos recurriendo a ella. Tarde o temprano.

El presunto asesino y su pareja

Sostres no justifica en ningún momento ningún tipo de violencia y desea que el asesino sea juzgado y condenado como merece: “ni puedo justificar ni justifico un asesinato, ni cualquier forma de maltrato tenga consecuencias más leves o más graves. No pienso que haya causas morales que puedan justificar matar a alguien, ni que puedan servir siquiera de atenuantes en el juicio. (…) Es un chico que tuvo una reacción terrible, inaceptable e inasumible, criminal, y que no sólo terminó con la vida de su novia y la de la criatura que esperaba sino que terminó, en cierto modo, con la suya propia.”

Solamente nos presenta un ejemplo claro de las limitaciones que tiene el ser humano. De que en su interior duermen muchos instintos viles y bajos, que ahora están tapados y son controlados por la razón.

En todo lo anterior estoy de acuerdo con Sostres. Que no os quepa duda de que todos tenemos un límite ético y moral tras el cual afloran esos instintos violentos. Pero quizá se le olvidó decir que se es mejor persona cuanto más lejos se tiene ese límite, el cuál depende del temple y educación de la persona y, sobre todo, de la propia situación.

Al final el columnista acierta en el centro de la diana: “quiero pensar que no tendría su reacción, como también lo quieres pensar tú. Pero, ¿podríamos realmente asegurarlo?. Cuando todo nuestro mundo se desmorona de repente, cuando se vuelve frágil y tan vertiginosa la línea entre el ser y el no ser, ¿puedes estar seguro de que conservarías tu serenidad, tu aplomo?, ¿puedes estar seguro de que serías en todo momento plenamente consciente de lo que hicieras?“.

Fotograma de "Seven"

El mejor ejemplo que se me ocurre lo tenemos en la película Seven (1995), concretamente en su secuencia final. Si la has visto sabrás a qué me refiero. Si no la has visto recomiendo encarecidamente que lo hagas.

En lo que no estoy de acuerdo con Sostres es que no quiere que se califique de “monstruo” al asesino. Para mí cualquiera se convierte en un monstruo al traspasar el límite y desoír la razón.

Así que bueno, podéis haceros una idea de lo bien que puede llegar a caer Salvador Sostres a muchísima gente. Bajo mi punto de vista no sólo es tan odiado por ser de derechas, si no porque además es demasiado llano, soez y dice las cosas sin pelos en la lengua. En muchas ocasiones dice auténticas burradas, sí, pero en otras quizás tiene la razón…

…Y lo jodido es eso, que cuando te demonizan jamás vuelves a tener razón en nada, nunca más.

¿Qué sentido tiene vivir sin una polla?


Vodpod videos no longer available.

No puedo dejar de transcribir lo que es -bajo mi punto de vista- uno de los diálogos más brillantes de la historia del cine:

Amigo 1: Una cerveza y un chocho. Es todo lo que necesito.
Amigo 2: Pues tenemos que buscarnos una Pitufina.
A1: ¿Una Pitufina?.
A2: Eso es. No una pava creída de Middlesex, ya me entiendes, una rubia guapa que quiera hacer guarradas con los tíos. Como Pitufina.
Donnie Darko: La Pitufina no folla.
A2: Gilipolleces. Folla con los pitufos… ¿Por qué crees que la hizo Papá Pitufo?, porque todos los pitufos iban quemados.
A1: No, no, no, Vanidoso no. Me han dicho que es homosexual.
A2: Sí tío pero, ¿sabes?, Vanidoso mira mientras ella se los folla. ¿Vale?.
A1: ¿Y Papá Pitufo qué? Quiero decir… También participará.
A2: Sí. Lo que el hace es grabar toda la orgía entre pitufos y luego se la casca mientras ve la cinta.
Donnie Darko: En primer lugar, Papá Pitufo no creó a Pitufina. La hizo Gargamel que la envió como espía con la malvada intención de destruir el pueblo de los pitufos, pero la abrumadora bondad del estilo de vida de los pitufos la transformó. Y en cuanto a todo lo que has dicho de una orgía… (Risa) ¡Eso es imposible!. Los pitufos son asexuados, no tienen órganos sexuales bajo sus pantaloncitos blancos… ¿Sabéis? Eso es lo más triste de ser un pobre pitufo. ¿Qué sentido tiene vivir sin una polla?.

Donnie Darko (2001).

¿…Y qué contestáis a la pregunta? 🙂

Chicas, escoged solamente dos


Para los despistados, se trata de un diagrama en el que hay tres cualidades que una mujer puede tener: inteligencia, estabilidad emocional y atractivo físico.

Según el esquema cualquier mujer posee dos de las cualidades pero carece de la tercera. A pesar de que no sea infalible es sorprendente lo bien que encaja en muchos casos que conozco… ¿Qué pensáis vosotros?.

Un gramo a tiempo te pone contento


“La felicidad real siempre aparece escuálida por comparación con las compensaciones que ofrece la desdicha. Y naturalmente la estabilidad no es, ni con mucho, tan espectacular como la inestabilidad. Estar satisfecho de todo no posee el encanto que supone mantener una lucha justa contra la infelicidad, ni el pintorequismo del combate contra la tentación o contra una pasión fatal o una duda. La felicidad nunca tiene grandeza.”

Bernard Marx, protagonista de Un mundo feliz (Aldous Huxley).

Nota: si no has leído esta novela de ciencia ficción distópica de 1932, hazlo en cuanto puedas. Adelantó a su tiempo muchos avances científicos y tecnológicos (y aún otros que todavía estamos intentando hacer realidad) además de tratar profundas cuestiones morales y éticas sobre la sociedad y emoción humana.

En cuanto al título, solamente comentar que no hago apología del consumo de farlopa. No, todavía no. Nada de eso, ni siquiera para salir en Callejeros. En realidad se trata de uno de los eslóganes (?) que se aserta sistemáticamente a la población del Mundo Feliz a lo largo de la novela.

Y es que Un mundo feliz gira en torno al concepto de una sociedad futurista basada en la eliminación de gran parte de la emoción humana para erradicar cualquier tipo de sufrimiento y lograr la felicidad.

Como complemento perfecto a tal manipulación los dirigentes extienden el uso de una droga llamada soma que proporciona un estado temporal de bienestar y felicidad.

Y de ahí viene el título… ¿Es realmente la ignorancia fuente de la felicidad?.

BONUS TRACK: algunas pruebas de que me apasiona el tema de la felicidad es esta otra entrada en la que cito a Eduardo Punset hablando del tema o esta otra en la que expongo el Décalogo para vivir mejor de Gary Marcus, del cual se inspiró el simpático Punset.

En busca de la felicidad


Alguien (y esto se lo enseñarán a mis bisnietas en las escuelas) tiene que explicar lo que es la felicidad. No sólo se trata de sentirlo; tienen que saber por ejemplo que la felicidad, como todas las emociones básicas y universales, es efímera. No hay nadie siempre con la cara de asco y de la misma manera no hay nadie que pueda ser feliz todo el rato…

Luego hay descubrimientos que hemos hecho con los años y que tienen que ver con cosas muy sencillas. El otro día en la calle una persona se me puso a llorar y le dije “no llores, dime qué te pasa” y me dijo “no, es que le quiero agradecer lo que me ha descubierto: que la felicidad está en la sala de espera de la felicidad. A lo que contesté “pero por Dios, si esto me lo enseñó mi perra, no me lo agradezcas a mí, si no a mi perra. Cuando le preparaba el pienso saltaba como una loca y otras veces cuando le ponía el plato debajo de la mesa unas veces era feliz y se lo comía y otras veces ni le hacía caso…”

Eduard Punset entrevistado en Hoy, CNN+