El frágil futuro de Europa


“Pero, ¿quién le dice a los jóvenes lo que pueden hacer por Europa, lo que queda por hacer todavía…? El cansancio sólo se corrige con ideales, con un proyecto ideal que movilice ideas y con la participación de la juventud. Mientras no haya interés juvenil por Europa y por la política, mientras todo eso sea cosa de viejos, no habrá Europa.”

Jorge Semprún, escritor, intelectual y político.

Nota: Semprún falleció el pasado 7 de Junio. Descendiente de grandes políticos e intelectuales españoles, formó parte de la oposición al franquismo desde el exilio y prisionero de la Alemania nazi en el campo de concentración de Buchenwald durante la Segunda Guerra Mundial.

Más tarde pasó a ser uno de los dirigentes del Partido Comunista Español, aunque con el paso del tiempo sus convicciones políticas se suavizaron y tendieron a centrarse. Fue también ministro de cultura durante el gobierno de Felipe González y se consideró siempre un europeísta convencido.

La cita es un fragmento del reportaje que realizó RTVE con motivo de su libro Una tumba en el hueco de las nubes, donde revisa su idea de Europa y el futuro que le depara a esta. Podéis verlo aquí, es altamente recomendable. 🙂

Esquivando la muerte sin moverse


<<(…) Cuando se está solo y sin saber cuándo van a dispararte en la oscuridad, el primer impulso es permancer en constante movimiento, no cesar de moverse y evitar encender luz alguna o colocarse junto a cualquier punto luminoso. Y, sin embargo, el moverse continuamente es una de las peores cosas que pueden hacerse. Según Bob Capa, que ha estado en más guerras o cerca de ellas que ningún otro ser viviente (y aún nadie sabe cómo ha sobrevivido a ellas), lo que debe hacerse es permanecer quieto. Si uno se sienta en la oscuridad, dice, nadie sabe que estás ahí. Es moviéndose como pueden darse señales de tu presencia en algún punto. Incluso cuando te disparan, lo mejor es sentarse hasta ver de dónde proceden los diparos. Es difícil hacerlo. Pero seguro que es un excelente consejo; Capa todavía está vivo*. Sin embargo, el instinto te lleva siempre a moverte sin parar.>>

John Steinbeck, Hubo una vez una guerra’ (1943).

* En el momento en que se escribieron estas líneas el famoso corresponsal Robert Capa estaba cubriendo, al igual que Steinbeck, la Segunda Guerra Mundial. Tras una larguísima y arriesgada carrera que empezó en nuestra Guerra Civil y recorrió los principales frentes de la citada Guerra Mundial tuvo que llegarle, al fin, un golpe de mala suerte.

En 1954, a punto de dejar la profesión (como les pasa a los policías), Life le encargó sustituir en Vietnam a un reportero en lo que poco después se convertiría en la Primera Guerra de Indochina. Cuando caminaba con un pequeño grupo de soldados franceses una mina le picó el billete y puso fin a la leyenda.

Steinbeck creía que no había persona en el mundo que haya estado en tantas y diferentes guerras y seguir vivo para contarlo… Y es que todos hemos escuchado o leído alguna vez la máxima de Robert Capa:

“Si tus fotos no son lo suficientemente buenas es que no te has acercado lo suficiente.”

—Robert Capa (1913-1954).

Imagen del día


¿Quién fuma...? Click para verla entera

Está totalmente demostrado que fumar añade cierto atractivo a tu imagen y atractivo sexual. Se cree que el ser humano fuma cualquier cosa que se encuentra en su camino desde aproximadamente el 5000 a.C. y realmente la expansión mundial de este hábito adictivo no se produjo hasta bien pasado el descubrimiento de América.

Los primeros europeos que observaron el uso que los mayas daban a la planta del tabaco fueron compañeros de Colón. Curiosamente uno de ellos, llamado Rodrigo de Jerez y considerado como el primer fumador europeo, adoptó el hábito y fue apresado en España por La Inquisición porque “sólo el diablo podía dar a un hombre el poder de sacar humo por la boca”. Como siempre la Iglesia haciendo amigos.

Así que, debido a ciertos mitos terapéuticos y grandes caladas de exclusividad y fascinación, el vicio fue extendiéndose por el mundo. Tras la Revolución Industrial y con la llegada de la publicidad a través de todos los medios, el acto de fumar se había convertido en una moda socialmente aceptada y aplaudida.

Prácticamente cualquier imagen pública fumaba y, es más, lo mostraba en público sin complejos porque el fumador era un personaje estereotipado que mandaba un mensaje de dureza, rebeldía, personalidad y atractivo sexual. Todo eran ventajas, vamos.

Y es que aún hoy, cuando el tabaco está empezando a ser reprobado públicamente, siguen quedando posos de tal recuerdo en nuestro subconsciente. Solamente tenéis que volver a visualizar la imagen del día hoy para entenderlo.

En cuanto he visto a esa Angelina Jolie rebelde y desafiante se me ha venido a la mente esa imagen mítica de James Dean durante el rodaje de Gigante (o si lo preferís, también en el de Rebelde sin causa).

¿No os resulta familiar? Es un cliché publicitario que ha venido usando toda la vida la tabacalera Marlboro:

El tabaco está muy ligado al lejano Oeste, por eso también me acuerdo del gran Clint Eastwood en los spaghetti western de Sergio Leone: cigarro en la comisura, ojos entrecerrados y gesto circunspecto y severo.

Y en cuanto a mujeres pues qué decir, hay bastantes. Seguramente la que más ligada ha tenido su imagen a la del cigarro sea Rita Hayworth, uno de los mitos de Hollywood (si no el más grande). Siempre será recordada por su ceñido vestido palabra de honor en Gilda y por aparecer siempre con un cigarro en la mano.

Algún ejemplo más contemporáneo que se me venga a la mente es claramente el de Sharon Stone en Instinto Básico. De nuevo un cigarrillo fomentando todas las cualidades del personaje que interpretaba en el film.

¿Y en España qué? Pues hombre, el máximo icono patrio de la fumadora sexy y elegante siempre fue Sara Montiel. Tras su paso por Hollywood su interpretación de ‘Fumando espero’ en El Último Cuplé relanzó su carrera aún más y la convirtió en cantante de éxito:

Vodpod videos no longer available.

Yo no doy para más… Pero a ti, ¿qué exponentes del cigarrillo se te vienen a la cabeza?.

Quién es el dueño de tus actos


“Nadie puede elegir su destino. Un rey puede mover a un hombre, un padre puede reclamar a un hijo, pero no olvides que aunque aquellos que te mueven sean reyes o sean hombres con poder, tú eres el único responsable de tu alma. Cuando comparezcas ante Dios no puedes decir que otros fueron dueños de tus actos o que la virtud no era oportuna en aquel momento. Eso no es suficiente.”

Balduino IV, Rey de Jerusalén, en ‘El Reino de los Cielos‘.

NOTA: aunque pasa desapercibido durante casi toda la película, el personaje del rey Balduino IV fue interpretado por uno de mis actores favoritos: Edward Norton.

Aunque con bastantes licencias y cambios de guión para tornarla más comercial, lo cierto es que El Reino de los Cielos es una película con bastante verosimilitud histórica. La personalidad del rey Balduino IV está esbozada con una cierta precisión e incluso en algún momento creo recordar que sale una bandera de Castilla entre enseñas templarias, teutonas, francas e inglesas.

Balduino IV solamente pudo gobernar durante poco más de una década ya que muy joven fue contagiado de lepra y por eso en público solía llevar una máscara de plata que ocultaba su terrible aspecto. (Edito: en la Wikipedia inglesa hablan de que lo de la máscara fue una idea del guionista William Monahan y no tiene ninguna base histórica… Hay que andar con pies de plomo en la Wikipedia xD).

Cortesanos y señores, en conocimiento de que su reinado sería efímero, siempre trataban de influir y halagar al rey y sus herederos. Su figura justa, estoica e inteligente fue admirada tanto por los propios cruzados como por sus enemigos árabes, que respetaron su autoridad mientras vivía.

BONUS TRACK: aunque el Reino de Jerusalén resultante de la Primera Cruzada dejó de existir con la caida de la propia Jerusalén y la ciudad de Acre, su título de rey se ha mantenido vigente.

Y lo mejor e todo, ¿sabes quién es el actual Rey de Jerusalén? Es nada más y nada menos que Juan Carlos I de España.

¿Qué es la isla de ‘Perdidos’?


“Muchachos… ¿Dónde estamos?”

Charlie Pace, Episodio piloto, Parte 2.

Desde que Exópolis nació no hemos hablado mucho de Perdidos (aka Lost) porque conlleva la inevitable publicación de temidos spoilers y eso no nos gusta ni un pelo. Un día mientras leía un blog cualquiera me chafaron el final de la cuarta temporada por no avisar de que se avecinaba un spoiler y todavía siento cómo el lado oscuro se apodera de mis actos cada vez que pienso en el blogger de turno.

Un spoiler es una putada de las gordas… Pero un spoiler de Perdidos es imperdonable.

Así que si has visto hasta el séptimo capítulo de la sexta temporada (llamado”Dr. Linus“, el último emitido en español en el momento en que escribo estas líneas) entonces puedes seguir leyendo esta entrada con total tranquilidad. Si no vas por ese episodio o, peor aún, si no has empezado a ver la serie, ponte YA al día. Es una orden.

Lo que os voy a mostrar tras el salto no es más que algo parecido a una teoría acerca de lo que puede ser la isla… Ojo, SPOILERS.

Sigue leyendo