Salvemos el Imperativo

El Imperativo, ese modo de nuestro lenguaje tan dañado y olvidado sólo por el hecho de ser especial, “complicado”, educado y elegante… Según mi propia experiencia calculo que tres de cada cuatro castellanoparlantes lo usan mal o desconocen su existencia pero bueno, tampoco podemos exigir más a una sociedad cuyo futuro gira en torno a gorras inclinadas y calcetines por encima del pantalón.

En fin, no es por ser pedante o extremadamente estricto (a.k.a. talibán ortográfico) pero al tratar de advertirle a alguien su error muchas veces, acorde con su condición ibérica (esa que rezuma posesión permanente de la razón y de un par de cojones), se atreven a corregirte o se niegan en rotundo a aceptarlo convirtiendo el asunto en causa perdida…

A El Hipnosapo no le hace falta el Modo Imperativo. A nosotros sí.

Así que no me crucifiques. No soy ningún experto en lengua castellana, es más, me costaba aprobarla en el instituto pero a pesar de sufrir cierto leísmo siempre intento hablar lo mejor que puedo. La razón es sencilla: nuestro idioma se iría a la puta mierda se echaría a perder y dejaría de ser tan homogéneo, cojones.

Así que bueno, seré connivente una vez más (cosa que El Hipnosapo no concibe) y lo explicaré para quien le interese:

El error más común con el Imperativo concierne a la segunda persona del plural (vosotros). Es tan sencillo como darse cuenta de que incluye o termina en -d y no en -r.

Correcto: dádmelo, venid, obedeced, aprendedlo, ponéos

Incorrecto: dármelo, venir, obedecer, aprenderlo, poneros…

En general el modo se puede resumir en esta tabla:

Modo Imperativo de trabajar


usted
vosotros
ustedes
trabaj-a
trabaj-e
trabaj-ad
trabaj-en

Fin. Al menos lo he intentado y me he desahogado. Si quieres aprender a usarlo correctamente, conocer más acerca de él y unirte a esta causa perdida date una vuelta por aquí, por aquí o incluso por aquí.

BONUS: de regalo os dejo una impagable video-lección estadounidense de cómo usar el imperativo…

Anuncios

6 pensamientos en “Salvemos el Imperativo

  1. Es verdad. Es muy preocupante el estado en el que se encuentra nuestra lengua tan maltratada por la generación cani.

    Y la culpa de todo la tienen los padres que los maleducan, la TV basura y el sistema educativo tan pobre que existe.

  2. Pingback: Salvemos el imperativo

  3. Inútil, por una razón muy sencilla: para esa gran mayoria de hispanoparlantes que no somos de España (que solo ronda los 40 entre unos 400 millones) ese “vosotros trabajad” simplemente no existe ni existió nunca. Ustedes trabajen, traigan, pongan, coman, cierren… está bien, pero trabajad, traed, poned, comed o cerrad lo exponen a uno a la hilaridad general. Hace mucho tiempo que hemos entendido que nosotros sí que no queremos hablar como en la biblia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s