Serendipias

¿Qué es una serendipia?

Esta rara palabra importada del término anglosajón “serendipity” y derivada a su vez de la palabra sánscrita “swarnadip” ha salpicado frecuentemente la historia de la humanidad y su progreso…

El neologismo, acuñado en 1754 por el escritor Horace Walpole, ha ido cayendo en desuso desde entonces pero durante los últimos años y gracias a la película homónima protagonizada por John Cusack y Kate Beckinsale ha logrado encontrar cierto hueco léxico.

serendipity curve

Hay cierta linealidad entre conformidad y casualidad...

Para que os hagáis una idea algunos de sus sinónimos en nuestro idioma podrían ser chiripa, potra o carambola; y es que el término hace referencia a aquellos descubrimientos normalmente científicos y tecnológicos que no eran el objetivo original y se alcanzan en buena parte gracias a la casualidad.

Y es que fortuitos en mayor o menor medida los ha habido y muchos: el Principio de Arquímedes, la manzana de Newton, la penicilina de Fleming pertenecen a una larga lista de serendipias que han sorprendido, sorprenden y sorprenderán a propios y extraños.

Para que no me llaméis rácano ( 😀 ) u otras lindeces os voy a contar algunos de los ejemplos más famosos pero no necesariamente los más conocidos:

– Cuenta en sus memorias el químico Friedrich Kekulé que mientras volvía una tarde en el autobús se quedó dormido y, producto de la obsesión de llevar muchos años tras la estructura de la molécula del benceno, comenzó a soñar con átomos que danzaban y chocaban entre ellos. Varios átomos se unieron, formando una serpiente que hacía eses y de repente la serpiente se mordió la cola y Kekulé despertó. A nadie se le había ocurrido hasta ese momento que pudiera tratarse de un compuesto cíclico.

– Otra historia curiosa es la de la invención de las notas Post-It de la multinacional 3M. En 1968 el investigador de la compañía Spencer Silver estaba buscando un adhesivo potente pero en cambio logró accidentalmente uno débil al cual no logró darle ninguna utilidad. Casi una década después a Arthur Fry, un colega suyo, se le ocurrió usar aquel adhesivo para crear notas que no se cayeran de su himnario del coro de la iglesia mientras lo hojeaba.

Seguramente el chistoso de Arthur Fry ha pasado de no saber qué hacer con los Post-It a no saber que hacer con el dinero

Seguramente el cachondo de Arthur Fry ha pasado de no saber qué hacer con tanto pegamento defectuoso a no saber que hacer con tanto dinero...

– A mediados del siglo XIX, se intentó buscar un material para sustituir el marfil de las bolas de billar. En 1870 John Wesley Hyatt, un inventor estadounidense, estaba prensando una mezcla de serrín y papel con cola, porque creía que así conseguiría el nuevo material pero se cortó un dedo y fue a su botiquín. Sin querer volcó un frasco de colodión (un compuesto que se utiliza como aglutinante en cirugía) y provocó que quedara en su estantería una capa de nitrocelulosa. Al verla, Hyatt se dio cuenta de que este compuesto uniría mejor su mezcla de serrín y papel en lugar de la cola se culminó la invención del celuloide.

– El físico Hans Christian Oersted demostró por casualidad algo que había predicho teóricamente pero no se había comprobado: que existía una relación entre la electricidad y el magnetismo. Un día mientras trabajaba en su laboratorio dejó la aguja del compás perpendicular a un cable por el que pasaba corriente eléctrica y descubrió que esta se desviaba considerablemente debido al campo magnético generado por la electricidad.

– También la invención del microondas es serendípica: Percy Spencer era un ingeniero de Raytheon Inc., el principal fabricante de magnetrones de la Segunda Guerra Mundial (se usan para la fabricación de radares). Un buen día mientras trabajaba con uno de ellos descubrió con sorpresa cómo un chocolatina que llevaba en el bolsillo para almorzar se había derretido al estar trabajando al lado del radar . Esto le llevó a pensar en el revolucionario uso doméstico de este aparato para calentar la comida.

Nunca calentar el café por las mañanas fue tan fácil...

¡Nunca calentar el café por las mañanas fue tan fácil!

En fin, como véis hay multitud de ejemplos y este podría ser el post más largo de la historia de Internet pero bueno, tampoco quiero ser tan ambicioso… Y es que la clave enigmática de las serendipias bajo mi punto de vista es determinar si muchas son puro producto de la casualidad o son cosas que estaban “destinadas” a pasar. Ojo que la entrecomillo porque no me refiero al concepto clásico del destino y de que todo está escrito si no algo más en la línea de lo que decía Louis Pasteur: “La suerte favorece a la mente preparada”.

Anuncios

3 pensamientos en “Serendipias

  1. Pingback: ¿Por qué se sirve mejor el ketchup tras haberlo agitado? « Exópolis

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s