Los 3 ojos de Stanley Kubrick

No, hoy no voy a hablar de una misteriosa mutación secreta del aclamado director de cine, ni de las partes más oscuras de la anatomía de este gran maestro (que me parta un rayo si algún día me atrevo). No. Hoy os voy a hablar cómo el director más maniático, perfeccionista y genial de la historia del cine logró hacer lo que nunca antes se había hecho, ni jamás ha vuelto a hacerse desde entonces.

En 1975 Stanley Kubrick se disponía a comenzar el rodaje de su nueva película, titulada Barry Lyndon (basada en la novela homónima de William Makepeace Thackeray) y en la cual se cuenta la vida de una familia aristócrata del siglo XVIII.

Kubrick, debido a su imbatible perfeccionismo, y con el objetivo de captar y transmitir de la manera más fiel posible el ambiente de la época, pretendía grabar toda la película prescindiendo de cualquier fuente artificial de luz. Es decir, filmar las tomas diurnas utilizando sólo la luz del sol, y grabar las escenas de noche y de interior utilizando exclusivamente la luz de la luna y de las velas, respectivamente. La parte diurna era tarea “fácil”. Pero para las tomas nocturnas y, sobre todo, las de interior, había un gran problema: y es que no existía ningún objetivo lo suficientemente rápido como para poder captar cantidades de luz tan pequeñas.

bl1

Cartel de Barry Lyndon. Imagen de IMDB.com.

Para los no iniciados en fotografía, se denomina objetivo rápido a uno con una gran apertura de diafragma. Esto es, cuanto mayor sea la apertura, más rápido es el objetivo. ¿Y por qué se dice rápido? Porque a mayor apertura, más luz le entra a la película (o al sensor, hablando en digital), y por tanto más rápido se dispara la foto. Dicho de otra forma: para conseguir el mismo resultado, a mayor apertura del diafragma, menos tiempo tiene que estar abierto el obturador. Pero no es más que una forma de hablar; utilizar un objetivo más rápido no significa que la película vaya a ir a cámara rápida, ni nada de eso.

Otro pequeño dato: la apertura de los objetivos se mide con el llamado número F. Dicho número expresa la apertura máxima que puede alcanzar el diafragma, pero de forma inversamente proporcional. Esto es, a menor número F, mayor apertura (y por tanto, mayor luminosidad). Por poner un ejemplo, un objetivo con f/2.4 es más luminoso que uno con f/3.6.

Diferentes aperturas de diafragma para el mismo objetivo. Imagen de [1]

Diferentes aperturas de diafragma para el mismo objetivo. Imagen de (1).

Volvamos a la historia. Como iba diciendo, los objetivos existentes no eran lo suficientemente rapidos. Los más luminosos tenían f/1.1, o puede que incluso f/0.95, lo cual es mucha luminosidad (muchísima, de hecho), pero no suficiente para lo que Kubrick pretendía. (Si tu cámara tiene modo de prioridad de velocidad de obturación, marcado con una S en la ruedecita de los modos, puedes hacer la prueba. Cuando esta noche estés en casa, apaga todas las luces, baja todas las persianas y enciende velas. Enciende toooodas las velas que quieras. Y luego saca una foto con el tiempo por debajo de 1/50 segundos (1/60 por ejemplo, que es estándar). Entonces sabrás a lo que me refiero.)

Y sin objetivos no había película. Pero, haciendo fama a su temperamento tozudo y maniático, no se rindió tan fácilmente. Buscó y rebuscó, hasta que encontró lo que necesitaba. ¿Y a quién se lo tendría que agradecer? Ni más ni menos que a la NASA.

Primera foto tomada desde la superficie de la luna

Primera foto tomada desde la superficie de la luna. Foto de apolloarchive.com.

Por aquella época, la NASA estaba desarrollando su programa espacial Apollo. Con el fin de poder fotografiar la luna en las condiciones de baja luminosidad que se dan en el espacio encargaron a la maestra alemana de material óptico Carl Zeiss la fabricación de 10 objetivos de 50mm con f/0.7. De esos diez objetivos, seis fueron vendidos a la NASA, uno fue guardado por la propia empresa… y sobraron tres. Y, evidentemente, los tres acabaron en manos de Kubrick.

Uno de los objetivos usados por Kubrick. Foto encontrada aquí.

Uno de los objetivos usados por Kubrick. Foto de (2).

Estos objetivos eran auténticos portentos de la ingeniería. Lo más rápidos que Carl Zeiss ha construído nunca, y muy posiblemente los más rápidos de la historia. Pero los problemas no habían terminado. Aún le aguardaban unos cuantos quebraderos de cabeza…

Para empezar, los objetivos de Zeiss estaban diseñados para fotografía, no para filmar películas. Por ello, no había forma de encajarlos en su Mitchell BNC. Así que no hubo más remedio que modificar tanto la cámara como los objetivos para poder encajar unos con otros, quitando piezas, construyendo otras ex profeso, e ingeniando métodos draconianos para hacer cosas tan simples como saber lo que se estaba grabando (pues la Mitchell que usaban era no réflex).

Stanley Kubrick y su director de fotografía, John Alcott, durante el rodaje de Barry Lyndon.

Stanley Kubrick y la Mitchell BNC, junto a su director de fotografía, John Alcott, durante el rodaje de Barry Lyndon. Foto de IMDB.com.

Después, y siguiendo en su línea, Kubrick decidió que 50mm no era lo que quería, y que necesitaba un ángulo mayor de visión, así que mandó uno de los objetivos de vuelta a Zeiss a Cinema Products Corporation para que le redujeran la distancia focal, lo que convirtió un 50mm en un 36.5mm gracias a un adaptador de Kollmorgen.

Objetivo Zeiss 50mm f/0.7 con adaptador Kollmorgen, consiguiendo una distancia focal efectiva de 36.5mm.

Objetivo Zeiss 50mm f/0.7 con adaptador Kollmorgen, consiguiendo una distancia focal efectiva de 36.5mm. Foto de (3).

Pero aún quedaba por resolver el mayor de los problemas. Un objetivo con f/0.7 rinde muy bien con poca luz y te permite hacer verdaderas virguerías en penumbra, pero tiene un enorme inconveniente: la profundidad de campo.

Volviendo a la explicación técnica, la profundidad de campo es inversamente proporcional a la apertura del diafragma. A mayor apertura, menor profundidad. ¿Y qué es eso de la profundidad de campo? Pues la cantidad de espacio, por delante y por detrás del objeto principal enfocado, que sigue estando correctamente enfocado. Con un ejemplo lo veréis mejor:

La misma foto tomada con f/32 (izquierda) y con f/5.6 (derecha). Foto de wikipedia.com

La misma foto tomada con f/32 (izquierda) y con f/5.6 (derecha). Foto de wikipedia.com

Como podréis imaginar, un f/0.7 supone una auténtica pesadilla al intentar filmar una escena en la que aparecen a la vez varios personajes u objetos. Para solucionar esto, Kubrick y su director de fotografía construyeron una rueda de enfoque que requería de 2 vueltas completas para pasar de enfocar el infinito a enfocar a una distancia de unos 5 pies (metro y medio aprox.), dándoles una precisión quirúrjica en el enfoque.

Fotograma de la película. En él podéis observar cómo, aún estando a escasos centímetros de la protagonista, tanto la vela como la gente en segundo plano aparecen bastante desenfocados.

Fotograma de la película. En él podéis observar cómo, aún estando a escasos centímetros de la protagonista, tanto las velas como la gente en segundo plano aparecen desenfocados.

Una vez conocida la odisea, es hora de que observéis el resultado. Os dejo la que para muchos es la mejor escena de toda la película, grabada a la luz de las velas y de la luna.

Aparte de la fotografía, son también las interpretaciones, el majestuoso acompañamiento musical y los movimientos totalmente contenidos los que hacen de esta escena una verdadera joya.

Para terminar, otra escena increíblemente iluminada y un par de fotogramas más:

bl9

bl10

Atención: esta escena puede suponer un spoiler. Avisado quedas…

Y esta es la historia de cómo, poco a poco, y gracas a su tozudez y a la fidelidad a sí mismo y a sus deseos, Kubrick logró filmar escenas que permanecerán para siempre en tu memoria.

Otra vez.

Imágenes:

  1. http://www.photographyfornewbies.com/
  2. http://montarafog.smugmug.com/gallery/6999166_ur7nV/2/449030804_CAwWK#449030804_CAwWK
  3. Ref. 2.

Referencias:

  1. Documental “Una vida en imágenes”, colección Stanley Kubrick de El Mundo.
  2. http://www.visual-memory.co.uk/sk/ac/len/page1.htm
  3. http://www.visual-memory.co.uk/sk/2001a/bl/page1.htm

La semilla original de este artículo fue un post desesperantemente corto (y un pelín erróneo) de Kirai.

Anuncios

41 pensamientos en “Los 3 ojos de Stanley Kubrick

  1. q crack! q bueno el post! y q lio me he hecho con las “S”, las “F” , el obtulador y el no se que mas…jajaja, pero weno entendido ;). ( El dia que tenga una camara “negra” me gustaría saber de todo eso ^^).

    y la peli…una pasada!

  2. Buenas, está muy bien el post pero creo que deberías quitar la escena del duelo, pues si alguien no ha visto la película y pretende hacerlo le haces “spoiler” en toda regla.

    Entiendo que esta escena también refleja todo lo que dices, pero es una putada para quien no haya visto la peli.

    Saludos

    PD: Si no tengo mal entendido, Kubrick en su maniántica genialidad. Mandó construir el granero para esa escena. (Tampoco hagas mucho caso que no lo sé a ciencia cierta).

  3. Genial, por fin he comprendido lo de las F y lo de las S de mi cámara fotográfica que ya me tenía harto con el modo “automágico” para tomar las fotos.

    De Kubrick no tengo nada que decir, sencillamente un genio !!!

  4. Efectivamente, los que somos aficionados a la fotografía lo habremos entendido todo… además en este caso también soy aficionado a Kubrick, así que he disfrutado la historia el doble!!!

    Genial!

    p.d.: por cierto, al número F habría que añadirle velocidad de obturación así como sensibilidad de la película… son los tres parámetros básicos, así que seguro que también hubo de ir en ese sentido para poder filmar eso…

  5. Esta película es una puta obra maestra. De las mejores y a la vez de las más infravaloradas pro el gran público. Es lo más parecido a un cuadro en movimiento que se pueda imaginar.. sencillamente revolucionaria y genial de principio a fin.

  6. Buen post, pero hay un pequeño error, en la leyenda de una imagen pone “plano aparecen desenfocados” dónde debería decir “plano aparecen enfocados”

  7. Siempre he pensado que Barry Lyndon es de las mejores películas que tiene, la gente le achaca que era comercial por usar al prota de West side story pero no deja de ser un prodigio tecnico (como siempre) y con una gran historia.

  8. Genial..!!

    Puedo añadir que…”el majestuoso acompañamiento musical y los movimientos totalmente contenidos”… son imprescindibles para poder filmarlos y mas en planos laterales; el diafragma es a la profundidad de campo, lo que la velocidad a fijar el movimiento…?

    Saludos

  9. – Hamsterman, estoy completamente de acuerdo contigo… La película triunfó en los Oscar (ganó creo que cinco estatuillas) pero tuvo una mala acogida por parte del público… Más que nada porque la gente esperaba ver algo más asimilable y entretenido… Vamos, una película de aventuras más llana y rápida pero se encontraban con 3 horas de película con descanso y pocos diálogos…

    Eso el gran público no lo soporta xD. Ah y el protagonista no actuó antes en “West Side Story” que es mucho anterior, si no en “Love Story”
    http://www.imdb.com/title/tt0066011/

    – Xano interesante aporte! Yo es que soy un profano en temas de fotografía 😛

  10. Mierda, siempe me lio entre esas dos cuando no tienen nada que ver, queria decir Love Story, me he dado cuenta del error de camino a clase. Habria sido peor si hubiera puesto Toy Story xD

  11. Genial post, ahora ya podemos decir que sabemos un poco más.

    Y encima alimentas un poco más la polémica de si el rodaje de la llegada a la Luna es obra de Kubrick, aunque fuera 6 años antes que la película pero 1 después de 2001….

  12. Por cierto, es una pena que los vídeos de Youtube desformen el 16:9 y lo dejen en un falso 4:3, no se aprecia igual. De hecho, si Kubrick fue tan perfeccionista lo mínimo que podríamos hacer es ver la película en el cine… Mis ganas.

  13. Perfecto el post. Solo apuntar que esos objetivos los tenía la Warner “arrumbados” porque no tenía ni idea de donde poder usarlos, hasta que llegó Kubrick y su perfeccionismo obsesivo y casi enfermizo.

    La película rebosa genialidad y maestría en cada fotograma y es recomendable verla porque se disfruta a la par que se aprende. Desde la primera secuencia los colores se “desbordan” y salen fuera de la pantalla.

  14. “… así que mandó uno de los objetivos a Cinema Products Corporation para que le redujeran la distancia focal, lo que convirtió un 50mm en un 36.5mm gracias a un adaptador de Kollmorgen.”

    Pero añadirle un convertidor gran angular supone añadirle más lentes y restarle algo de luminosidad. Dudo que después de convertir el objetivo de 50 mm en un 36.5 mm mediante un conversor, éste siguiera teniendo una luminosidad de f/0.7
    Por cierto, este objetivo lo diseñó Carl Zeiss para las cámaras “lunares” de medio formato Hasselblad y adaptarlas para una cámara de cine es una pequeña virguería (no se si Barry Lyndon se filmó en 35 mm o en 70 mm como hizo con 2001)

  15. Joan, uno de los grandes logros de toda esta historia es que aún con el adaptador Kollmorgen puesto, seguía teniendo f/0.7. Te recomiendo que leas los dos artículos que hay enlazados al final del post, en visual-memory.co.uk (uno es un artículo de Ed DiGiulio, el que por entonces era presidente de Cinema Products Corp., y el otro es una entrevista con el director de fotografía de Kubrick en Barry Lyndon, John Alcott).

    Por otro lado, la Mitchell usada, que yo sepa (no me hagas mucho caso xD) usaba película de 35mm.

    Respecto a lo primero que comentas, también consiguieron obtener del Zeiss una distancia de focal de 24mm (también manteniendo el f/0.7, supongo), gracias a un adaptador Dimension 150. Pero el resultado no fue bueno (tenía demasiada ditorsión), así que no lo usaron en la película.

  16. cuando veo mi historial de películas que me han impactado veo a KUBRIK solamente: SPARTACUS, LA NARANJA MECÁNICA, BARRY LINDON, EL RESPLANDOR, ODISEA EN EL ESPACIO, LOLITA, OJOS BIEN CERRADOS… te quedó muy bueno el post

  17. Muy bien tio, te lo has currado. Referencias, ejemplos, fuentes y sobre todo KUbrick. No se te puede pedir más,
    Aunque seguramente lo hayas oido ya, decirte que hasta tal punto llegó la obsesión de Kubrick que se convirtió en un maniatico del tiempo de rodaje, no quería perder ni un segundo. POR ELLO: En el rodaje de el resplandor la actriz tardó un minuto en salir a la calle hacia el laberinto (ya sabes que escena es). KUbrick entró y empezó a zarandearla, hasta hacerla llorar. AL PARECER KUBRICK NO SÓLO HABÍA PERDIDO UN MINUTO, SINO QUE LE CABREABA ESTAR CON TODO EL EQUIPO BAJO LA NIEVE PASANDO UN FRIO ENORME MIENTRAS LA ACTRIZ DEGUSTABA SUS ULTIMOS TRAGOS DE CAFÉ.

    (Aún así déjame decirte que aunque Kubrick fue un perfeccionista, nadie superará nunca a Orson Welles que ha dejado en su haber una cantidad de películas sin acbar que da pena solo de ver la cantidad de dinero que no llegó a ningún sitio) Saludos

  18. Pues si con el conversor seguía teniendo f:0.7, es una auténtica virguería técnica. Y la escena de las velas es sencillamente asombrosa, una pasada de perfeccionismo y cabezonería (en el buen sentido) lo de Alcott y Kubrick. Por cierto, se me olvidó mencionar que el artículo es excelente.

  19. excelente post,
    tan solo precisar un detalle…
    … la cámara con la que aparece Kubrick en la foto no es una Mitchel BNC, es una Arriflex BL4,

    un saludo

  20. Pingback: Tema 3: La representación icónica y “Barry Lyndon” | Teoria de la Comunicación Audiovisual

  21. Pingback: Stanley Kubrick rodó Barry Lyndon con luz disponible | Photo Training Magazine

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s